Aprendiendo a sostener los procesos de cambio

El pasado fin de semana volvimos a tener a Eugenio Moliní en Murcia. Gracias a que ReGenera abrió el camino el año pasado, a que Eugenio se ofreció a volver y a que la respuesta de los posibles asistentes le dio forma. También gracias  a Magalia, que nos cedió su estupendo espacio y si, gracias a nosotros ¡¡¡LO CONSEGUIMOS!!! Sabíamos que podíamos lograrlo con la ayuda del resto de agentes, y al final entre todos lo logramos.

Aquí puedes leer el resumen que hice el año pasado, este año fue diferente, pero el hilo conductor ha sido prácticamente el mismo. Voy a intentar no repetir información y centrarme en lo que se me pasó el año pasado y en las novedades. Como se me olvidarán muchas cosas animo a los compañeros del curso a completar en los comentarios.
niveles-de-actuacion
Voy a hablar de las partes que mas me movieron este año, como este dibujo (niveles de actuación) donde Eugenio define los diferentes niveles de actuación para el cambio, todos tienen sus particularidades.  No darnos cuenta de en qué nivel se produce la resistencia al cambio origina un desgaste inútil en otro nivel. Nuestro bagaje nos lleva a centrarnos en aquellos que más conocemos, o aquellos en los que por naturaleza somos más sensibles.

Un ejemplo, a niveles macro (hacia la derecha) las personas solo son un número, pues a nivel nacional mi opinión no es más que una anécdota. Si la unión europea se centrara en convencerme a mí de lo importante de esta u otra medida no le serviría para lograr un cambio a nivel nacional. Importante saber en qué nivel estamos, un ejemplo que nos puso es que una organización a nivel personal y de organización no quería realizar un  cambio, y sin embargo a nivel departamento si era querido y además necesario. El cambio se hizo promoviendo pequeños cambios a nivel de departamento, esos cambios animaron a la organización y a las personas a seguir el rumbo.

El tema es que todos son parte de lo mismo, y existe una conexión natural entre todos ellos, un nivel no es nada sin el resto, ni la persona sin vida interior ni la vida interior sin persona. Pero también la persona sin grupo o sin planeta, y el planeta sin personas. Por esto ninguna solución ha sido buena cuando se ha centrado en el egoísmo de un grupo, pues en el siguiente escalón estamos juntos y al final nos repercute la derrota del de al lado. Véase una lucha de departamentos que hunde una empresa, o enterrar residuos tóxicos a 10.000 Km, pues la marea nos los devuelve, si no la del mar con peces radioactivos la de gente que no puede comer de su mar y viene al país de origen de los residuos a buscar comida.

Importante saber que son parte de lo mismo, importante también saber donde hay que incidir a la hora de promover un cambio.
busqueda-de-la-vocacion Eugenio Molini
Me apetece también hablar más del proceso de búsqueda de la vocación desde el esquema que plantea Moliní. Como podéis ver en el esquema, se parte de los 5 puntos de la pirámide de Maslow (rectangulo amarillo izquierdo) Desde ahí, se describe el comportamiento de un niño dentro de cada nivel, en un estado lleno de inocencia e ilusión. A partir de ahí viene cuando el mundo, de la forma que sea, nos demuestra que las cosas se tuercen, y llegan piedras de diferente tamaño a crearnos heridas, heridas que nos harán revolvernos y como victimas mendigaremos o exigiremos, lanzando piedras para ello. Porque esas heridas son la fuente de energía que nos moverá, desde la reacción.

Habrá un momento de insatisfacción, que nos hará buscar algo más. De esta forma entrará nuestra pasión, y notaremos que al actuar se encienda una llama en nosotros, nos centraremos en construir el mundo que necesitamos, el problema es que la fuerza de la pasión nos hará ver poco más que nuestro objetivo, y eso a veces hace mucho daño al entorno.

Tanto movernos desde la herida como desde la pasión, no da paz, y solo satisface el momento, pero deja vacio, y puedes querer avanzar o volver a hacerlo con más empeño. Sin lugar a dudas desde la herida seremos dañinos a nuestro entorno y desde la pasión construiremos, hay una gran diferencia, pero la pasión también deja daños colaterales.

Existe otra fase, cuando entra en juego la COMPASIÓN, y desde ahí todo cambia, pues desde ahí si encontramos la paz. Aquí es la vuelta al estado de antes de la herida, actuamos desde los valores, la humildad, el amor, la confianza y la generosidad. Comentaba Eugenio que cuando te mueves entre la Pasión y la Compasión solo pueden acabar contigo matándote (casos como Gandhi). No así cuando estas entre la Pasión y la Herida, que al entrar en la herida tu mismo acabas con tus razones.

La Compasión es un estado muy vulnerable, cuesta mucho mantenerlo, y suele venir después de una gran crisis, quizás porque ya no queda mucho que perder o porque ya no te importa perderlo, quizás sea porque sabes que mantenerlo a toda costa le quita el sentido a tenerlo. O porque aprendes a vivir con la vergüenza y la vulnerabilidad de mostrarte tal cual eres.

Importante darse cuenta de que no son estados aislados, que siempre hay un vaivén de uno a otro. E importante un consejo que nos dio Eugenio, si no puedes moverte en la Compasión, haz como si pudieras.

Es un resumen muy resumido y poco explicado, que atravesar sin trabajo personal y reflexión te puede dejar frio e incluso parecer una bobada. Yo cada vez le veo más sentido, los participantes también lo vieron y suena a canción universal que se va repitiendo.

Hubo un momento mágico para mí, cuando enunció una propuesta que le ofreció a la nueva directiva de una empresa, con la que invitaba a las partes más contrarias al nuevo proyecto a sumar de la siguiente forma: “Sabemos que estáis en contra de las nuevas políticas de la empresa, y que lo hacéis por lealtad a la empresa, lo cual os agradecemos. Os invitamos a que nos expliquéis que es lo que no hemos tenido en cuenta a la hora de diseñar las nuevas políticas, y que perdemos con ellas. Eso nos servirá para poder mejorar el diseño de las nuevas políticas” (no es literal, sino lo que recuerdo)

Es fácil, muy fácil teorizar, pero escucho una frase como esta, sincera, incluyente y sabia y me deshago. Pero eso sí, tiene que ser sincera…

Por último entrar en ideas potentes. “El cambio que se produce nunca es el que pretendíamos” por lo que si consideramos un fracaso no conseguirlo tal cual lo diseñamos siempre seremos unos fracasados. Importante ver de donde veníamos y donde hemos llegado.

Si queremos un proceso de cambio útil, tenemos que propiciar de la forma menos manipuladora a que las partes resistentes al cambio expresen sus ideas, motivos y emociones.

El cambio conseguido será un punto al que nos llevará, no solo nuestro impulso, sino además el del resto de partes implicadas. Y debemos entender que eso es bueno, porque es inclusivo, y cuando se produce de forma unilateral tiende a moverse como un péndulo, si primas solo la seguridad en un tiempo no muy lejano tenderas a la libertad y viceversa. Y que para hacerlo de una forma consciente interesa conocer y entender a las partes implicadas.

A la hora de promover un cambio dentro de una organización, se debe (entre otras cosas) saber quién es el responsable del cambio. Puede haber varios en diferentes niveles. Se debe entender que el responsable deberá marcar los límites en los que aceptara un cambio (pues es su responsabilidad)

Cuando se porduce un cambio, al menos el 75% de lo obtenido es parte de lo que había. Por eso una parte importante del cambio es gestionar que se desea mantener. Lo primero a la hora de gestionar un cambio es definir que es lo que no queremos cambiar.

El cambio es más fácil cuando se hace de forma consensuada entre los distintos agentes implicados, cuando se hace marcando una dirección bien definida, cuando se trabaja en proyectos a un año vista (como mucho tres) cuando esos proyectos empiezan a dar resultado a los dos meses (como muchos tres) Cuando se comparten los resultados de forma transparente conforme se producen, ya sea para celebrar los éxitos, o para buscar las causas del fracaso.

Debemos emplear el esfuerzo en convencer a los más cercanos, los más reticentes ya vendrán cuando les hablen los que ya han entrado. Siempre habrá alguien que no entre y a pesar de eso el cambio se habrá hecho. No todo el mundo tiene un móvil y a pesar de eso nadie duda de su implantación. Si hubieran intentado convencer a los reticentes de sus bondades antes de comercializarlo todavía estarían esperando.

Bueno, la entrada del año pasado era más lineal y coherente, esta es más caótica y caprichosa, pero creo que al sumarse a la del año pasado proporciona riqueza.

taller-gait-eugenio-molini

Una vez más gracias a todos, a los colectivos que se sumaron en la difusión, a Antonio Angel por ser el motor que puso todo esto en marcha, a los compañeros de REAS Murcia por apoyar y arropar y sobre todo a Eugenio Moliní por hacer hueco en su agenda para compartir su experiencia desde la vulnerabilidad y ser ejemplo para los que asistimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*