El pensamiento en el Trabajo en equipo

Hoy quiero volver a hablar del trabajo en equipo, e incidir en un aspecto que me parece muy importante, las distintas variantes de pensamiento colectivo a la hora del trabajo en grupo.

En el pensamiento individual se producen regulaciones de forma automática, cosa que no ocurre en el colectivo, por eso es muy importante que sepamos en qué fase de trabajo estamos y qué tipo de pensamiento nos aportará más en ese momento.

El pensamiento colectivo, salvo raras excepciones, será más productivo y aporta soluciones más creativas que el individual por dos razones, cuenta con más información y aporta diferentes puntos de vista.

Tan importante son estos dos puntos, que se tiende a incluir personas con perfiles muy dispares a la hora del trabajo en equipo, así como a considerar un solo individuo a colectivos con unas visiones y formación muy similares. La diversidad es compleja a la hora de gestionarla, pero solo con ella se consiguen resultados interesantes y desconocidos.

Los principales tipos de pensamiento que el grupo puede utilizar son:

pensamiento en grupo

Otro análisis sobre los tipos de pensamiento es el de Edward De Bono que distingue seis, este análisis es del que te voy a hablar. Cuatro son muy similares en ambas teorías, al final analizaremos las diferencias.

Consideramos el sexto de vital importancia, pues nos ayuda a identificar donde aplicar cada uno de los otros cinco.

El modelo propuesto por Edward de Bono identifica los siguientes tipos de pensamiento humano: CRÍTICO, CREATIVO, POSITIVO-DESARROLLADOR, INFORMATIVO, INTUITIVO y GESTOR.

pensamiento De Bono

  • Pensamiento crítico: Su función es sacar pegas, errores, lagunas. Es importante hacerlo de forma consciente. Sale de forma automática, pues siempre es más fácil poner pegas que buscar soluciones. Es importante que se identifique las críticas con las ideas y no con las personas.

Su función es buscar riesgos y peligros, de forma técnica, para poder tomas medidas de antemano. El mecanismo sencillo, poner la idea encima de la mesa y buscarle todas las pegas posibles con el fin de poder mejorarla.

  • Pensamiento creativo: Es el pensamiento productor de ideas. Busca alternativas, ideas poco frecuentes. No valora. “Vale todo”. Incorpora la suspensión temporal del juicio. Especula, explora, va más allá de lo conocido. Opera con la lógica de la creatividad: el pensamiento lateral.

La forma más habitual de introducir el pensamiento creativo en una reunión es a través de la tormenta de ideas. Las ideas pueden llevarnos a otras ideas, por eso ni son malas ni son buenas, ni tienen dueño, son instrumentales, sirven como provocadoras de otras ideas.

  • Pensamiento positivo-desarrollador: Su función es hacer operativas las ideas, a través de la indagación y exploración del valor o beneficio de la idea. Es constructivo, busca oportunidades. Se trata de dirigir la idea conscientemente al punto en que sea interesante.

Las ideas novedosas y extrañas inducen, por su falta de claridad o de costumbre, al rechazo; no se mantienen en la cabeza el tiempo suficiente para que den sus frutos. El pensamiento positivo las retiene y le da vueltas hasta que encuentra alguna aportación.

El pensamiento positivo no necesita ataques (aunque también es un método de defensa a los ataques), simplemente se pone en marcha cuando se considera necesario. Tampoco distingue entre tus ideas y mis ideas, trabaja con ideas. Se “ponen las ideas en la mesa” y a trabajar, da igual de donde procedan.

  • Pensamiento informativo: Es el pensamiento que se encarga de la información.

Trata informaciones, datos y hechos. Es neutral, no interpreta ni da opiniones. Si juzgas demasiado rápido la información y te pones a opinar es posible que te quedes sin la información que necesitas.

Para que funcione adecuadamente el pensamiento informativo, el que ofrece la información ha de citar la fuente. La información debe ir ponderada, deben evitarse las afirmaciones categóricas, los todo, los siempre, los nada y los nunca.

Si estás recibiendo información, te conviene prestar atención y examinar que preguntas te interesa formular para ampliar o aclarar dicha información.

  • Pensamiento intuitivo: El pensamiento intuitivo no necesita justificarse. Es el pensamiento de las emociones, de las preferencias, de las intuiciones, de los sentimientos. Eliminar las justificaciones y los pseudo-razonamientos de lo que no es otra cosa que intuiciones, ahorra mucho tiempo inútil en las sesiones de trabajo.

El pensamiento intuitivo no es un pensamiento de segunda categoría. Al contrario actúa en una buena parte de las decisiones y es interesante darle un sitio, y evitar que actúe de forma camuflada. Una decisión entre dos alternativas equivalentes que han sido estudiadas con rigor, puede tomarse finalmente con el pensamiento intuitivo.

El pensamiento intuitivo también puede llamarse posicional, pues muestra las posiciones de las personas ante las ideas, las opciones, las opiniones. En este sentido es un pensamiento valorativo. Se refiere tanto a presentimientos súbitos, como a juicios complejos.

  • Pensamiento gestor: Organiza el pensamiento mismo. Piensa sobre el pensamiento. Define los temas. Propone el tipo de pensamiento a utilizar en un momento dado. Realiza la síntesis y conclusiones. Asegura el respeto a las reglas. Modera y dirige la forma y contenido.

El pensamiento gestor del pensamiento introduce la inteligencia colectiva. Sabe que existen diferentes tipos de pensamiento y que en ocasiones interesa uno y en ocasiones otro. No se rechaza ningún tipo de pensamiento pero se elige cuando son interesantes, se gestiona el pensamiento.

El pensamiento gestor o director de pensamiento también se encarga de otras cuestiones igualmente necesarias. Centra los temas, define los problemas, reconduce las desviaciones cuando estas no vienen al caso, organiza las ideas.

El pensamiento gestor del pensamiento evita la deriva reactiva del pensamiento.

 

Las diferencias con la teoría que avanzaba anteriormente es que del pensamiento Revelador vamos al Informativo y al Gestor. Se les puede encontrar relación y sin embargo tienen diferencias.

  • El pensamiento revelador: “Su función es explorar y validar el sentido de las ideas. Su lógica requiere distinguir lo esencial de lo complementario, las coherencias y las incoherencias. Va a la razón de ser de las cosas” Sin duda tiene relación con el pensamiento Gestor, y utiliza el pensamiento Informativo. Lo abrazaremos como un enfoque diferente, quizás más existencialista, que por supuesto nos aporta diversidad y capacidad de mejora. El Revelador no coordina al resto de pensamientos como el Gestor y sin embargo ayuda a que tengan un significado y se centren en lo importante (otra forma de gestionar) No se encarga de recoger información de forma objetiva pero si no lo hiciera tampoco cumpliría su función. Diversidad.

 

Como podéis ver, cada pensamiento es necesario en un momento determinado, no son sustituibles y sin embargo son nocivos fuera de su espacio. Por eso es importante identificarlos y elegir de forma consciente cuando aplicar uno u otro.

Conseguiremos que las reuniones de grupo, si no lo son ya, pasen a ser productivas. Que si estaban dando vueltas, se centren y avancen. Que si se utilizaban para justificar mantener lo absurdo, se utilicen para cuestionarse, para avanzar y desarrollarse.

 

1 comment on “El pensamiento en el Trabajo en equipo”

  1. Pingback: El pensamiento en el Trabajo en Equipo | Recursos TIC / TAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*