Equipos Inteligentes. Cómo trabajar en Equipo y evitar conflictos

Todos formamos parte de un equipo o grupo, trabajo, familia, amigos, etc. Somos seres sociales e interactuamos con otras personas. A veces, surgen diferencias que si no se solucionan pueden derivar en un conflicto que afecte a todos los miembros.

Si hablamos de trabajo esos conflictos pueden ser mayores ya que a priori existe un menor vínculo emocional

Hay varias diferencias entre un grupo y un equipo pero en ambos pueden surgir conflictos y las claves para evitarlos son las mismas.

Algunas diferencias pueden ser que en un grupo de trabajo los individuos trabajan de forma independiente para conseguir el objetivo y hay un líder al que acudir en caso de conflicto mientras que en el equipo se comparten responsabilidad y liderazgo y el trabajo de un miembro afecta al resto. Esto no siempre es así y las diferencias entre grupo y equipo se diluyen

Miguel Ángel y yo hemos formado y formamos parte de varios equipos de trabajo, en el trabajo, en proyectos en los que hemos participado, en diferentes asociaciones, etc. De nuestra experiencia hemos sacado estas claves que si se ponen en práctica pueden evitar los conflictos en el equipo y dar lugar a Equipos inteligentes

Equipos inteligentes

El grupo inteligente es el que consigue de forma colectiva ser más que la suma de las partes. A veces hay grupos que son una verdadera resta de las capacidades de quienes lo componen. (libro “Grupos Inteligentes: teoría y práctica del trabajo en equipo. Fernando Cembranos y José Ángel Medina)

Algo que es imprescindible en el trabajo en equipo es tener claro el objetivo del equipo, si ese objetivo no está bien definido y no es aceptado e interiorizado por cada uno de los miembros del equipo, los miembros del equipo no actuarán en la misma dirección y los conflictos serán inevitables. Este es el primer paso para formar equipos inteligentes

Cuando se tiene un objetivo común en el que todo el equipo está de acuerdo, hay que ver cuál es la mejor forma de avanzar para conseguirlo y buscar el acuerdo de todos.

La construcción colectiva debe ser mayor que la suma de los individuos que participan y para ello es necesario tener en cuenta una serie de condiciones, claves o habilidades personales y sociales.

Todos los miembros del equipo tienen que sentirse involucrados, respetados y valorados por el resto de miembros del Equipo

La confianza es otra pieza clave, tienes que confiar en los otros miembros, presuponer su buena intención y cooperar, no rivalizar ni competir con ellos. “A ver por dónde sale este/a ahora” “no hace nada” “siempre tiene que tener la última palabra” “todos sus comentarios son negativos” “y este quién es para decirme a mi lo que tengo que hacer?

¿Has oído o pensado alguna vez estas frases dentro de un equipo? Son señales de que algo no va bien

Crear un ambiente que posibilite la convivencia, conocernos y compartir, ayuda mucho a los “malos rollos”. Las personas en un ambiente hostil se inhiben por lo que desaparecen los beneficios de la inteligencia colectiva y debemos hacer todo lo posible para que esas diferencias o conflicto desaparezcan

Adelantar por escrito todo lo que se pueda para que las reuniones sean más fluidas y relajadas, hacer reuniones formales operativas intercalarlas con otras más informales, hacer reuniones de socialización, no de trabajo, en las que se facilite la construcción de confianza entre los miembros puede ser muy positivo para el equipo o grupo

¿Y las interrupciones?, no se si alguna vez te has dado cuenta de lo frecuentes que son. En una entrada anterior en la que hablaba sobre la comunicación, asertividad, empatía y escucha activa, te contaba mi compromiso personal a dejar de interrumpir, sigo haciéndolo, cada vez menos, eso si pero no he conseguido dejar de interrumpir. Cómo tengo mi foco de atención, soy consciente de cuando interrumpo y aunque pido perdón, la interrupción ya está hecha y me he cargado el mensaje que quería transmitir la otra persona. Al tomar conciencia de mis interrupciones, también lo hago de las interrupciones de los demás, no os imagináis la altísima frecuencia con la que nos interrumpimos las personas, no me extraña que haya tantos conflictos porque no sólo no dejamos acabar a la otra persona sino que además presuponemos lo que la otra persona nos quería decir y acabamos sus frases por ellas y probablemente la otra persona NO quería decirte eso que tú estás pensando

No te tomes las cosas como algo personal porque todos tenemos nuestras propias circunstancias personales que pueden que en un momento determinado estemos más distantes, enfadados, más negativos, etc. Ante la duda, pregunta

Abre tu mente a nuevas idas, cuanto más diverso el equipo más se enriquece. Las ideas de otro estimulan las ideas de mi cerebro

Respeta y valora a tus compañeros, reconoce sus méritos y recuerda que todos tienen algo que aportar y que en un equipo la construcción Colectiva debe ser más que la construcción individual de cada uno de sus miembros. Uniendo nuestras capacidades podemos obtener algo mejor

Y ponle un poco de humor, eso siempre ayuda

Y tú ¿qué haces para evitar conflictos cuando trabajas en equipo?

3 comments on “Equipos Inteligentes. Cómo trabajar en Equipo y evitar conflictos”

  1. antonio angel perez ballester Responder

    Realmente, es todo un reto trabajar en equipo. Un arte, una implicaión personal que supone una cierta renuncia a una parte de ti, con la certeza, de que que a cambio, vas a enriquecerte.
    Supone generosidad, y como decias, Raquel una meta común; saber que todos y todas, buscamos lo mismo, y lo tenemos claro.
    Saber qué es lo mejor que tiene cada uno; cuáles son sus talentos y como estos se integran en el equipo, sin pretender que todos deban aportar lo mismo.
    ¡Menuda tarea!
    Pero merece la pena intentarla, siempre que te aporte, si el equipo es punto de desencuentro, de desconfianzas y de espacios para vaciar la frustación…mas vale apartarte (si tu asociación es voluntaria) y evitar que te reste tu enegía y optimismo.
    Gracias Raquel, buena entrada

    • El Eslabón Invisible Responder

      Gracias Antonio Angel. Estoy de acuerdo, una tarea difícil pero si el grupo funciona, es muy enriquecedora y ayuda a aprender y a crecer como persona
      Comod decía en la entrada las ideas del grupo siempre son mayores que la suma de las individuales.
      Es cierto que desafortunadamente todos los grupos no funcionan así.
      Este tema nos encanta a Miguel Angel y queremos seguir profundizando en él.
      Gracias!

  2. antonio angel perez ballester Responder

    Realmente, es todo un reto trabajar en equipo. Un arte, una implicaión personal que supone una cierta renuncia a una parte de ti, con la certeza, de que que a cambio, vas a enriquecerte.
    Supone generosidad, y como decias, Raquel una meta común; saber que todos y todas, buscamos lo mismo, y lo tenemos claro.
    Saber qué es lo mejor que tiene cada uno; cuáles son sus talentos y como estos se integran en el equipo, sin pretender que todos deban aportar lo mismo.
    ¡Menuda tarea!
    Pero merece la pena intentarla, siempre que te aporte, si el equipo es punto de desencuentro, de desconfianzas y de espacios para vaciar la frustación…mas vale apartarte (si tu asociación es voluntaria) y evitar que te reste tu enegía y optimismo.
    Gracias Raquel, buenaentrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*