Moliní, un maestro del cambio

Taller Molini ReGenera

Cuando Antonio Angel nos habló en ReGenera de Eugenio Moliní sentí mucha curiosidad, siempre que mete a alguien en mi vida suele ser alguien muy positivo, y por esos atascos en los que siempre voy metido, no reaccioné. Después supe que Paco Lopez de Traperos de Emaús era alumno suyo, por lo que ya no tuve elección y me puse a bucear en la red sobre él. Así conocí su libro “Participación genuina” y en poco tiempo lo estaba devorando.

Me gustó, vi un personaje con una enorme experiencia, con las ideas claras y estructuradas y que hablaba de un tema que a mí me gusta mucho, como producir cambios en organizaciones.

El libro es un manual estupendo sobre las condiciones que debe reunir un proceso para lograr que un grupo pueda buscar una solución excelente a un problema común. Impecable desde todos los angulos, y trasmite una cantidad de detalles asombrosos. Desde cuando no aplicarlo, a los medios necesarios, particularidades, etc…

Esto me dejo las expectativas del taller de GAIT que desde ReGenera organizamos muy altas, pero recibí mucho mas.

Taller Molini ReGenera 2

Una primera jornada necesaria:

Conocimiento personal; Moliní sabe mucho de terapia, de psicología, de enegramas… y todo eso le ha servido para concretar en una jornada una metodología, un guión, mucho trabajo en grupos y personal de los asistentes y resultados, más una prueba de la verdad sobre los resultados, solo la has encontrado si te da vergüenza decirla.

Así es, basándose en los estudios de Jojo Tuulikki Oinonen, y en su experiencia propia, sobre la vergüenza y la vulnerabilidad, nos introdujo en un proceso de búsqueda de heridas, experiencia en anhelos y ansia de empoderamiento que nos marcó nuestras vocaciones. En un proceso lento, meditado y muy trabajado por nuestra parte, porque Moliní deja autentico espacio de trabajo y reflexión.

Actualmente enfoca su trabajo desde la compasión, desde la perspectiva de que todas las voces son legítimas y desde la creación de espacios para que la gente desarrolle su potencial, muy importante, sin hacerse daño a ellos mismos ni a terceros, por lo que nos enseño a detectar matices que entorpecen esta línea, les llamamos piedras y estuvimos atentos cuando aparecían. Otra afirmación muy potente es que la gente cambia cuando quiere, y todos tienen derecho a no querer cambiar.

Al final de la jornada nos convertimos en una comunidad, con una dirección clara, unos mas y otros menos, pero todos con la orientación para desarrollar el segundo taller.

El segundo día no todos repitieron, y hubo nuevas incorporaciones, pero el grueso del grupo si estábamos y eso, a mi modo de ver, ayudo al desarrollo del segundo día.

Por la mañana hubo más explicaciones y menos práctica, cogimos las bases para por la tarde realizar los casos prácticos, con trabajo en grupo y puestas en común, para conocer formas de actuar en los procesos de cambio de organizaciones. Lo que al principio de la jornada fueron líneas inconexas, durante los casos prácticos las situamos para favorecer el análisis de procesos  de cambio.

Nos habló de los tipos de cambio, de cómo diferenciarlos, de cómo afrontarlo dependiendo de los resultados que queramos obtener, de que lo más importante en un cambio, por muy radical que sea, es la gestión de la continuidad, y a ser conscientes de los dilemas del cambio para utilizarlos a favor del mismo.

Nos advirtió que la mayor resistencia al cambio viene de quien te contrata, que por ello es tan importante primero definir lo que no tiene que cambiar. Que todos los agentes implicados tienen voz y deben ser escuchados o serán los que se encarguen de boicotear el proceso.

Que nosotros mismos tenemos resistencia al cambio, que tenemos que detectarla, aceptarla y gestionarla.

Y lo que une con el taller anterior, que la fuerza para poder llevar a cabo todo esto viene de nuestra vocación, que no es lo mismo que nuestra profesión. Todos con el elmento común de ser agentes de cambio.

Nos habló de los distintos estados de tratar el cambio, el inicial del ser humano que ve el cambio como magia y ofrece un sacrificio para calmarlo. El reduccionista de causa y efecto, muy útil en la ingeniería de procesos, si hago A obtengo B. El sistémico, que además de plantar la semilla controlo la humedad del aire y la temperatura, pero sigo esperando un resultado esperado. Y por último el de campo, en el cual los agentes con voz interactúan y se conocen, pero que nadie sabe qué resultado dará, este es el preferido de Moliní, el que te hace que te salgan alas y consigas cosas realmente nuevas. A pesar de lo inesperado de los resultados, nos enseño a poner límites a esa incertidumbre de forma que se pueda llevar a cabo el cambio y no se aborte por ambicioso o irreal.

En definitiva, fue una demostración de la excelencia que Moliní busca y practica, un método muy reflexionado, donde cada palabra esta medida, cada gesto, cada silencio… Un método con un objetivo claro, dar salida a su vocación “Apoyar a las personas que promueven la transformación de las organizaciones en las que trabajan, o de las comunidades y territorios en los que viven, para que sus esfuerzos tengan mayor impacto sin causar daño a otras personas, ni a sí mismos.”

A nivel personal aprendí que mi vocación es potenciar comunidades donde la gente se empodere, es decir luchar por el cambio para que se desarrollen espacios abiertos donde la gente pueda entrar y salir y aprendan a ser autosuficientes, siempre con el respaldo del grupo. Entiendo que mi trabajo en ReGenera y el Eslabón son bastante afines, así como la fabricación de bicicletas desde Naga (por si alguien no lo sabe la bicicleta es el medio de transporte mas empoderador de la historia, estudiado como herramienta de la igualdad) Puede parecer inútil el saber eso si ya lo hacía, pero lejos de eso gracias al taller empiezo a dar a conocer que hago bicicletas, es más, me da una fuerza de autenticidad enorme y si, desde la vergüenza y la vulnerabilidad.

Taller Molini ReGenera 3

Que queréis que os diga, ya sea organizándolo desde ReGenera, desde el Eslabón o como simple asistente tengo que seguir asistiendo a formación de Eugenio Moliní. Gracias Eugenio por tu generosidad y por tu compasión, ceo que en mi ser ha habido un cambio intencional y gracias compañeros por que fueron unas jornadas mágicas.

3 comments on “Moliní, un maestro del cambio”

  1. Pingback: Un gran maestro del #cambio en #Murcia

  2. Pingback: Las claves del #cambio - El Eslabón Invisible

  3. Pingback: Un año caminando juntos - El Eslabón Invisible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*