Y otra parte de mi

Contrastes en al naturaleza

Me llamo Miguel Angel, y siempre he sentido que había otra forma de hacer las cosas. Es más, a veces conoces a gente que hace las cosas de otra forma y piensa que también es la única forma de hacer las cosas. Eso te da que pensar.

Me gusta la relatividad, aun sabiendo el riesgo de que si todo es relativo todo da igual. Hay pocas verdades absolutas y si estas atento y te preguntas muchas veces para que, suelen aparecer por si solas, esto lo aprendí de Pedro Jara.

Siempre me ha gustado estar integrado en la sociedad y también sentirme desplazado, para poder escuchar las voces que difieren, porque cuando te integras en un grupo mucho, tiendes a desoír las voces discordantes.

Fui un abanderado de la tolerancia hasta que Silvio Rodríguez me advirtió que era la pasión de los inquisidores y Antonio Angel me la presentó como un “te perdono la vida aunque seas diferente”

Sintonizo de forma natural con la teoría de la inteligencia emocional y siento cada vez más, que las cosas se pueden hacer de otra manera en la que el sentir, el pensar y el hacer vayan en la misma línea. Ahora estoy intentado descubrirlas en cada ámbito.

En realidad soy un aspirante a hacer las cosas mejor, no las hago bien, pero me encanta estar intentándolo, y si, a veces duele mucho coger consciencia de cosas, pero si lo haces en una búsqueda por estar mejor y sabiendo que te ayudará a conseguir tus metas es hasta un dolor placentero. Estas experiencias se las debo a Cristina García, mi terapeuta. Estas y aprender a respirar los momentos.

He tenido la suerte de poder representar al Parque Empresarial Magalia durante muchos años, conociendo a gente magnífica, y multiplicarlo cuando participe en la fundación y desarrollo de ReGenera Consciencia de Cambio. Así como haber sido alumno de ENAE que también cuenta con algunos profesores magníficos. De haber tenido amigos muy enriquecedores desde la infancia (aunque lo mío nunca ha sido mantenerlos, tengo la suerte de que muchos siguen) Y de haber compartido mi vida con gente mágica, con valores muy arraigados y que dejaban a sus sentimientos un amplio margen de maniobra en sus acciones.

Sigo intentando cambiar mi paradigma siguiendo el consejo de Carlos González, y me cuesta aceptar todas las ventanas que se abren al aplicar el método científico, pero me ha ayudado mucho para seguir la línea, sentir, pensar, actuar.

De Carmen Gonzalez aprendí muchas cosas, lo importante del lenguaje, la necesidad de conocerse, aceptarse y aprovecharse para cada momento, el que hablar bajo a veces ayuda a que te oigan mejor, y que si no dejamos a nuestra mente espacios para que se sitúe los busca ella. Y lo mas importante, a entender como las creencias nos dirigen y como detectarlas, analizarlas, y si queremos, poder trabajarlas.

Todo este camino del que solo he sacado algunos apuntes y a algunos personajes, me lleva a la conclusión de que andar este camino merece al pena. Yo no soy mejor persona, no he dejado de hacer las cosas sin sentido que he hecho siempre, aunque las hago menos, y me acepto, ya no me siento culpable (casi nunca) por las creencias que otro me inculcó. Y eso me quita mucho estrés y claro me hace mas feliz, por que de eso trata esta vida, de ser felices.

Cuando traslado todo esto a organizaciones me viene a la cabeza la consultoría artesana, donde se busca el equilibrio entre personas y organizaciones, mis favoritos, Julen Iturbe-Ormaetxe y Amalio Rey, que utilizan la inteligencia colectiva y la empresa abierta igual para sacar el máximo rendimiento a una organización que para que los participantes en el proceso estén alineados, y es que al entender a las entidades como la suma de sus individualidades se centran en todos los niveles.

Creo que desde este proyecto puedo ayudar a la gente a ser mas feliz, y esa es la razón por la que acompaño a Raquel en este proyecto. Vamos a necesitar mucha ayuda, a la hora de definir el camino que nos haga llegar a la gente, a la hora de hacerlo sostenible, a la hora de conocer a ponentes interesantes, eventos relacionadas que podamos publicar, y todo aquello que se os ocurra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*